Inicio Reflexiones Preguntar a Dios primero

Preguntar a Dios primero

Leer: Salmo 37:3-7, 23-24 | La Biblia en un año: Isaías 5–6 Efesios 1 Deléitate asimismo en el Señor, y él te concederá las peticiones de tu corazón (Salmo 37:4).

56
0

 

Durante los primeros tiempos de nuestro matrimonio, luchaba para descubrir cuáles eran las preferencias de mi esposa. ¿Quería una cena tranquila en casa o ir a un restaurante elegante? ¿Estaba bien que saliera con mis amigos o ella esperaba que dedicara el fin de semana para estar con ella? Una vez, en lugar de adivinar y decidir antes, le pregunté: «¿Qué quieres hacer?».

«Cualquiera de las dos cosas —respondió con una cálida sonrisa—. El solo hecho de que hayas pensado en mí me hace feliz».

A veces, he querido desesperadamente saber exactamente lo que Dios quería que hiciera. Orar por su guía y leer la Biblia no me dieron ninguna respuesta específica, pero algo sí fue claro: debía confiar en el Señor, deleitarme en Él y encomendarle mi camino (Salmo 37:3-5).

Entonces, me di cuenta de que Dios nos da libertad de elegir, siempre y cuando prioricemos sus caminos a los nuestros. Sin duda, debemos descartar opciones que son claramente malas o que no le agraden: cosas inmorales, impuras o que no favorezcan nuestra relación con Él. Si el resto de las opciones agradan a Dios, tenemos libertad para escoger. Nuestro Padre amoroso coloca el deseo en los corazones que se deleitan en Él (v. 4).

Señor, enséñame a ponerte primero en todo. Que mi corazón sea transformado a tu semejanza.